Carta al ex-presidente Martín Torrijos del periodista venezolano Roberto Carlo Olivares

"Yo particularmente deseo que vuelvas a competir y ganes de nuevo la jefatura del estado", expresó el comunicador

Carta abierta al ex-presidente Martín Torrijos del periodista venezolano Roberto Carlo Olivares.

19-05-16

Apreciado Martín:

Te confieso que me irrita insondablemente verte como supuesto mediador entre la TIRANÍA GENOCIDA de Nicolás Maduro y la errática oposición venezolana.

Nos conocemos personalmente. Estudié con tú hermana Tuira Torrijos Ciencias Políticas en Washington, D.C. Fui a Panamá invitado a tú toma de posesión y te conocí por primera vez en casa de quien fuera tú vicepresidente (Samuel Lewis Navarro) en una cena de gala la noche anterior a que asumieras la presidencia de Panamá en el año 2004.

Charlamos gratamente esa noche y brindamos por la democracia panameña que recobraba sus bríos, después de haber sido apuñaleada por el tirano Noriega y sus esbirros asesinos.

El mismo Noriega de quien se dice asesinó a tú propio progenitor, Omar Torrijos, derribando el avión donde viajaba en el año 1981. Dejándote por ende, huérfano de padre.

A lo largo de estos años nos hemos visto en ciertas ocasiones en mis visitas a la hermana república de Panamá, hoy en día próspera y democráticamente rozagante.

Sigo manteniendo una amistad entrañable con tú hermana Tuira, que gracias a la providencia ya te ha hecho tío dos veces en lo que a su lado de la familia respecta.

Tengo la certeza de que eres un hombre de principios y honor. Un ser humano familiar, amoroso y honesto. Fuiste un buen presidente. En Panamá te quieren y te respetan.

Yo particularmente deseo que vuelvas a competir y ganes de nuevo la jefatura del estado, para asistir a tú segunda inauguración. Espero que así sea por el bien de tú patria y sus ciudadanos.

Te repito que me perturba en demasía verte como mediador ante un déspota asesino que mantiene a mí patria, en la hambruna y la carestía total.

Te recuerdo que fui un perseguido político del inefable Hugo Chávez; y no he podido regresar a Venezuela desde el año 2009.

Nicolás Maduro se robó la elección presidencial del año 2013 y el propio Capriles Radonski, ha dicho en varias ocasiones que no llamó al pueblo a la calle para evitar una masacre fratricida.

Precisamente hoy el secretario de la OEA, Almagro, recibió de manos de la oposición venezolana la petición formal para activar la Carta Democrática Interamericana.

Ya la TIRANÍA GENOCIDA de Nicolás Maduro traspasó todos los límites de lo humanamente tolerable, y es reconocido a nivel mundial como un dictador cruel y asesino.

Debo hacer hincapié en no olvidar a los cientos de presos políticos y exiliados que existen actualmente en Venezuela y fuera de sus fronteras.

Igualmente no puedo dejar de mencionar la masacre de estudiantes perpetrada en el año 2014, por las fuerzas represivas del estado y las bandas paramilitares armadas por el propio Maduro.

Sabes muy bien que Leopoldo López fue el chivo expiatorio de toda aquella sangre inocente, y hoy en día se pudre en una cárcel militar a dos horas de Caracas.

Una cárcel en la cual su propia esposa y madre han sido vejadas y desnudadas como castigo bastardo e inmoral, simplemente por ir a visitar a Leopoldo.

Son cientos lo presos políticos venezolanos, de no tener la lista completa con sus nombres, te la puedo facilitar con mucho gusto.

No me quiero extender más de la cuenta porque se que entiendes a cabalidad la gravedad del asunto y la necesidad imperiosa de desalojar al tirano Nicolás Maduro del poder.

Tendrás tus razones para haber aceptado ese cargo de mediador que te ofreció UNASUR, y no pretendo dar lecciones de ética ni moral; mucho menos intervenir en tú agenda político-humanitaria.

Pero algo debe quedar muy claro mi estimado Martín; con asesinos, criminales y genocidas no se puede negociar, no tienen palabra, sólo velan por sus intereses infames y mezquinos.

Te recuerdo que un tirano llamado Noriega destrozó la fibra social de tú nación, secuestró la paz social y la civilidad de tú madre patria por años; terminando todo en una invasión norteamericana que derramó sangre pura e inocente.

Llenando al final las calles de tú país de muerte, fuego, llanto y lágrimas.

Te deseo éxito y mucha suerte en tú noble misión de mediador, conociendo plenamente al genocida y asesino de Maduro, se que la necesitarás.

Dios te Bendiga!